Últimos temas

» Registro de Avatar
Miér Jun 16, 2010 12:56 pm por Suplica Vulturi

» Modelo de ficha.
Miér Jun 16, 2010 12:52 pm por Suplica Vulturi

» Personajes canon libres
Miér Jun 16, 2010 12:24 pm por Suplica Vulturi

» NOS MUDAMOS
Mar Ene 19, 2010 10:16 pm por Admin

» Renesmee Carlie Cullen Swan
Lun Ene 11, 2010 10:35 am por Admin

» Sabina Grace
Dom Ene 10, 2010 9:45 pm por Admin

» En la nueva vida
Sáb Ene 09, 2010 5:34 pm por Kathleen Baltrow

» Un día bastante aburrido { Libre }
Sáb Ene 09, 2010 5:19 pm por Kathleen Baltrow

» Thomas Anderson
Vie Ene 08, 2010 12:46 pm por Isabella Swan

Navegación

 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar

    Damon Maybrick

    Comparte
    avatar
    Damon Maybrick

    Mensajes : 6
    Fecha de inscripción : 28/12/2009

    Damon Maybrick

    Mensaje  Damon Maybrick el Mar Dic 29, 2009 12:17 am

    Nombre Completo: Damon Stephan Maybrick
    Fecha de nacimiento/Edad: 12/4/1869 (Aparenta 20 años)
    Fecha de transformación: 31/06/1888
    Raza: Vampiro
    Lugar de origen: Inglaterra
    Don: Regeneración molecular.
    Ocupacion: Anteriormente lideraba un equipo de diagnóstico médico en un hospital de Inglaterra.
    Dieta: Mixta, aunque se inclina más por la carnívora.


    Decripcion Psicologica:

    Damon esconde a un chico atrevido, agradable y un tanto irónico. Es llamativo a simple vista aunque un tanto misterioso y callado, pues no suele hablar demasiado con gente que apenas conoce. Se lo considera como alguien sumamente cortés y de buenos modales, jamás le falta el respeto a nadie a menos que se lo falten a el. Otros rasgos muy característicos de él son: Su excelente organización, su responsabilidad y su exquisita eficiencia. Todo aquello hace un buen conjunto a la hora de emparejarlo con sus estudios y su nivel cultural, pues es sumamente inteligente y lógico. De hecho fue casi como un niño prodigio cuando era un humano, se destacaba en la música -piano- y en la medicina, algo que realmente le gustaba y siempre afirmaba que cuando fuera grande estudiaría para aquello.
    No es para nada tímido, hasta se lo podría considerar como un total descarado. Si le gusta alguien se lo dice y punto, no va con demasiados rodeos ya que es algo egocéntrico y nunca creyó que una mujer lo pudiera rechazar. Sin embargo jamás se fijó en aquellas mujeres que lo único que querían eran ser el centro de atención, es más, las caracterizaba como "las fáciles" y detestaba con toda su alma aquello.
    Le cuesta mucho expresar sentimientos -esto se refiere a que si existiera el caso de que el llegara a enamorarse-, es bastante cerrado en ese tipo de cosas y prefiere no hablar de el. Siempre se mostró como un muchacho fuerte y siempre trató de que nada le afectara, algo que hoy en día continúa haciendo.


    Descripción física:

    Damon siempre fue un chico atractivo, de buen porte y con una elegancia innata, pero cuando fue convertido en vampiro aquellas características se acentuaron aún más. Sus ojos antes eran verdes, pero actualmente poseen un color que cambia según su estado; carmecí cuando se alimenta de sangre, dorado cuando su dieta es vegetariana y negros cuando esta sediento. Su mirar se lo podría considerar un tanto intimidante. Su rostro es perfecto y hermoso como el de todos los vampiros, acompañado de una palidez claramente mortecina. Su cabello es de un castaño oscuro, lo lleva lacio aunque de manera despeinada como si el viento se los hubiera revuelto, dándole un aspecto juvenil y despreocupado.
    Damon mide aproximadamente 1,88 y su contextura es la de una persona atlética. Siempre le gustó verse bien ante los ojos de todos y aún lo sigue manteniendo, vistiéndose de manera adecuada y jamás lo veras desaliñado. Como todo vampiro, desprende un agradable aroma que atrae a sus presas, en especial a mujeres que caen rendidas a sus pies por todo su ser y esencia. Su sonrisa puede ser devastadora de corazones pues mezcla sensualidad y misterio, mostrando sus perfectos y deslumbrantes dientes.
    Generalmente suele hablar de manera tranquila y suave. Usando a veces graciosos tonos irónicos o bromistas.



    Historia:


    Welcome to the paradise

    Damon nació un 12 de abril de 1869 bajo el lecho de una ya adinerada y respetada familia de Inglaterra. El mundo y las personas ya lo recibían para sonreírle y otorgarle los más extravagantes caprichos que pudiera tener. De hecho los primeros años de vida su padre podía prestarle más atención, por lo cual recibía el cariño y afecto de ambos padres. Pero cuando cumplió sus tres años de edad aquello cambió y ahora debería comenzar a tener su educación. Su madre había contratado a los mejores tutores para que le enseñaran a lo largo de su vida todo lo que tenía que saber, para poder ser un hombre sabio e inteligente y triunfar como casi todos los Maybrick.
    Luego llegó a su vida una nueva hermanita, llamada Katrina. Ahora la atención ya no era para el y generalmente todo terminaba en un molesto berrinche de Damon a causa de querer ser el centro de todo nuevamente. Sin embargo con el tiempo se acostumbró a aquello y comenzó a ser un joven mucho más independiente e inteligente. Dominó diferentes cualidades, entre ellas tocar de manera excelente el piano y a la larga de los años descubrió un amor especial hacia la Filosofía como también por todo lo que se refería a la medicina, sintiendo claramente que lo que quería hacer en su vida era poder ayudar a las personas de una u otra forma.
    Damon terminó el colegio y se recibió con las mejores notas de su generación y pronto emprendió camino hacia su carrera predilecta: Medicina. Aún y todo, estando preocupado por tener que conseguir una prometida, Damon no dejaba de ser un prodigio, dejando más que pasmados a sus profesores ante las notas que sacaba en los diferentes exámenes de su carrera. Tanto era su esmero y predisposición que ya estaba casi a punto de terminar su carrera con una corta edad de 19 años...Nada podría salir mal.

    Errores eternos.

    La mentira. Algo que detestaba con toda su alma, Damon odiaba mentir y más aún que lo hicieran con el. De hecho jamás pensó que descubrir una mentira le podría costar su vida o prácticamente su existencia...Una existencia maldita. El pensaba que su familia era demasiado perfecta como para que pudiera tener un error. Pero eso cambió la noche en la que el regresaba de estudiar y encontró algo que lo llenó de odio y bronca en su corazón. Su antes "respetado" y "honorable" padre se encontraba siéndole infiel a su madre con una asquerosa prostituta que había un oscuro callejón en donde pocas personas pasaban. Quizás el destino lo cruzó justamente a el para que se enterara de aquella atrocidad. No entendió bien el porque, pero sus impulsos violentos le ganaron a aquel pacifismo que siempre había demostrado, pues el aprecio y el respeto que le tenía a su madre era enorme como para poder soportar una imagen como aquella.
    Sin pensarlo dos veces se dirigió hasta la escena y separó a su padre de la mujer, envistiéndolo con una piña, dejándolo más que atolondrado. La prostituta gritaba y trataba de golpearlo también pero desde atrás y lo logró, haciendo que Damon cayera al piso y su padre aprovechó aquello de manera cruel y vil. Sus últimas palabras fueron "Lo lamento pero no volverás a ver la luz de nuevo". Y nunca creyó que en cierto modo fuera así. Su padre clavó un cuchillo sobre su pecho, haciendo que la sangre fluyera de manera incontrolable, llevándolo a lo que sería su próxima muerte.
    La mujer y la prostituta huyeron de el, dejándolo en el piso a la vista de nadie, por lo cual los últimos pensamientos de Damon eran la tristeza y la angustia de morir solo y abandonado. Además estaba seguro de que sería difícil resolver aquel crimen...

    Like a horror movie.

    Sentía que moría lentamente, ya no podía moverse, pronto diría adiós a todo. Sin embargo escuchó dos voces, eran angelicales. Con la poca fuerza que poseía, intentó abrir los ojos, y lo único que vio fue a una mujer y a un hombre de belleza encantadora, por lo cual creyó que eran ángeles. Entonces volvió a cerrar los ojos, ya no hacía esfuerzo por pensar o por tratar de escuchar lo que aquellos decían, simplemente se estaba entregando a la muerte. Entonces la mujer se acercó lentamente a Damon y besó sus labios, para luego ir hacia su cuello y finalmente morderlo, haciendo que una especie de líquido entrara en su ser. Aquello le quemaba vivo, como si lo estuvieran prendiendo fuego internamente. Los gritos se apoderaron de las calles, pero el hombre lo tomó entre brazos y luego a una velocidad inhumana se lo llevó de allí a paradero desconocido.
    Nunca supo exactamente cuantos días de sufrimiento tuvo con aquel incendio interno, pero el dolor era insoportable y más de una vez pedía que lo mataran, aunque casi no podía pensar a causa de ello. Todo el tiempo estaba en compañía de aquellas dos personas y por un extraño motivo siempre calculaban mis pulsaciones. ¿Por que diablos eso tenía que ser importante cuando Damon parecía estar muriendo de dolor?. Sin embargo aquello pasó y pensó que había estado así varias semanas. Lo primero que sintió al despertarse fue una fuerza sobre humana, se sentía totalmente bien como para levantarse de allí, como si su padre nunca lo hubiera herido con un cuchillo. ¿Acaso ya se había recuperado?. No hacía falta que lo dijeran, estaba totalmente confundido y solo quería hablar con alguien para hablar de lo sucedido...

    The sweet Revenge.

    A pesar de sentirse fuerte y sano, sentía que algo faltaba en su interior, ¿que era?. Entonces cayó en la cuenta...No había latidos en su pecho. Se tomó el pulso, tocó su corazón y nada. No tenía que ser un experto para saber que aquello estaba muy mal. ¿Que diablos le pasaba?, ¿Estaba realmente muerto?. Sin embargo su respuesta llegó cuando aquella mujer angelical se apareció en la habitación en donde estaba y me acarició el cabello con dulzura. Damon la miraba desentendido, ¿porque aquella lo miraba así?. Lo primero que hizo fue preguntarle que sucedió, porque diablos estaba allí y porque su corazón no latía. Entonces entró el hombre que estaba antes con la mujer y comenzó a reírse. Esto le causó bronca a Damon, haciendo que sus manos rompieran una parte de la madera de la cama, lo cual lo asustó más. Ahora si tenía miedo, ¿que le había pasado?.

    ~Flash Back~

    El hecho de romper la cama me asustaba, eso era totalmente inhumano, pero aquel hombre se reía como si lo que estuviera pasando fuera un chiste. ¿Por que diablos no me explicaban nada?. Pero luego el hombre se presentó, diciendo que se llamaba Arthur y la mujer que me acariciaba era Lauren, su hermana. No me interesaban sus nombres, yo solo quería saber que había pasado a lo que también se le agregó una extraña sed que me raspaba la garganta. Yo tenía un extraño deseo por...¿Beber sangre?. Y entonces me di cuenta que podía oler apetitosos aromas, podía escuchar caminar personas, podía ver cada astilla de las maderas...¿Que era todo aquello?.

    -Tranquilo, estas a salvo.- Dijo aquel hombre extraño, mientras Lauren asentía de manera frenética con la cabeza y me sonreía. Yo negué con la cabeza y gesticulé una mueca confusa.

    -¿Como puedo estar a salvo si mi corazón no funciona?, ¿Y que es esta estupida sed por...?.- No me animé a terminar la pregunta, era demasiado elocuente y poco lógico. Mejor sería escuchar respuestas. Y luego el hombre se acercó a mi, calculó mi pulso, tocó mis mejillas y su rostro demostraba autosatisfacción, como si hubiera hecho algo bueno.

    -Verás. Creo que estas perfecto, no sufriste ninguna anormalidad. Ahora dime...De seguro puedes sentir olores que antes no sentías, tu vista y oído han mejorado y te sientes con fuerza.-

    Asentí totalmente sorprendido de que acertara a cada uno de mis síntomas. Entonces aquel se sentó sobre mi cama y me miró con una sonrisa tranquilizadora, haciendo que yo cayera bajo la misma y me tomara las cosas con calma.

    -Pues bien. Entonces bienvenido a tu nueva existencia.-

    Había algo en su frase que me incomodaba. Aún no entendía bien del todo. Pero el hecho de saber que ya estaba mejor, me daban ganas de levantarme e ir a destrozar al idiota de mi padre y la estupida prostituta.

    -No comprendo.- Gesticulé de manera nerviosa.

    -Tu corazón no late, te sientes fuerte y quieres sangre.- Dijo aquel en un tono normal, como si fuera lo más común y corriente del universo. -Eres un vampiro.-

    Me eché a reír ante aquello y negué con la cabeza. ¿Que era un vampiro?, ¿aquel idiota creía que me podría hacer creer en estupidos cuentos de terror?. Giré mi vista hacia Lauren y ella miraba de manera preocupada a su hermano. Me angustió un poco verla así, era tan hermosa...¿Por que podría estar preocupada?. Luego ella volvió mi mirada hacia mi y acercó su rostro hacia el mió.

    -Yo te elegí a ti, no deseé que tuvieras que morir de manera tan injusta.- Murmuró con suavidad, impregnando un aroma encantador. Sin duda era la mujer más hermosa que había visto en mi vida y sentía una extraña atracción hacia ella, por obedecer y entender sus peticiones. -Yo te mordí a ti, aunque sea para que tengas una segunda oportunidad de ser feliz...- Llevó su mano hacia mi cuello y lo acarició, para luego tomarme mi mano. -Suena egoísta, pero te quería para mi...Y eso es lo que eres, un vampiro. Pero nosotros te ayudaremos con eso, no bebemos de personas, solo de animales.-

    Yo estaba pasmado, si es que aquello era posible. Ambos afirmaban que yo era un vampiro, Lauren me confesó que me quería para ella...Y decidió...¿Transformarme en un vampiro?. Estaba totalmente desconcertado, no sabía que pensar al respecto, era tan poco común, pero a cada momento comencé a convencerme más y más de lo que era. ¿En que diablos me había metido?.

    ~Fin del flash back~

    Luego de saber la verdad, se tuvo que quedar con ellos porque lo obligaban y sentía una extraña atracción por Lauren, quién ahora era algo así como su ama y Damon su neófito y pareja. Ella era excelente con el, lo hacía sentir mucho mejor, era el ser más cariñoso que había conocido. Tanto ella como Arthur le enseñaron métodos para cazar y las reglas básicas para ser un vampiro. Una de las más importantes era no revelar su identidad, no salir a la luz del sol, pues de lo contrario su piel brillaría como si tuviera diamantes, algo que era totalmente inesperado para el, y lo último era no beber sangre humana, pues había que conservar su existencia.

    Los meses pasaron, a Damon le costaba mucho canalizar su energía de manera adecuada. Casi siempre rompía puertas y muebles de la casa, pero finalmente estuvo listo para hacer una vida normal sin levantar demasiadas sospechas. Entonces una noche dijo que iría a cazar y salió de la casa. Estaba dispuesto a hacer eso, pero al pasar por el mismo lugar en donde había muerto causó mucha ira en el. ¿Que tal si buscaba a su padre y lo asesinaba?, después de todo, el ya no podía causarle daño. Por lo cual lo primero que hizo fue esperar escondido, tal vez su padre y la prostituta aparecerían pronto. Y como si se tratara de su cena, los aludidos llegaron y Damon no lo pensó dos veces y fue a atacarlos. Primero tomó del cogote a su padre y lo apoyó contra una pared. Su padre estaba totalmente asustado de ver a la figura muerta de su hijo, no comprendía nada, solo suplicaba que no lo matara mientras lloraba. Una vez más la prostituta intentó golpearlo, lo cual le causó una quebradura de mano.
    Damon se sentía satisfecho, por lo cual se dio vuelta, tomó a la prostituta y le quebró el cuello, dejándola muerta sobre la calle, ahora solo faltaba su padre, quien intentó correr. El lo alcanzó rápidamente, descubriendo una nueva cualidad: súper velocidad. Ya no había escapatoria, Damon lo mató ahorcándolo con sus propias manos, y ahora sentía la extraña necesidad de beber su sangre. Sabía que no podía hacer aquello, pero Lauren y Arthur no estaban allí, por lo cual aprovechó y mordió su cuello, para poder succionar toda su sangre. Realmente aquello era más delicioso que la estupida carne de animal y cuando terminó hizo lo mismo con la prostituta, dejándola totalmente seca. Lo único que faltaba era dar el toque final. Damon cortó las gargantas de sus víctimas de izquierda a derecha y trató de ocultar con aquello las marcas de su mordida. Luego de aquello ya no tenía más que hacer, solo retirarse de allí. Pero ahora con un extraño sentimiento...Ya no quería ser vegetariano, deseaba sangre humana y estaba decidido.

    Damon no mencionó nada a Lauren y Arthur acerca de su decisión, de hecho, ni siquiera regresó a la casa. Ahora se ocultaba en un lugar afueras de la ciudad, en un viejo cementerio abandonado y esperaba a que fuera la noche para hacer de las suyas...

    Jack the Ripper.

    Nunca pensó que podría divertirse tanto siendo un vampiro. Damon entró en un estado psicológico muy deprorable, poseía una extraña manía por asesinar humanos de la manera más macabra posible, pero ahora su nuevo juguete eran las prostitutas, estaba dispuesto a limpiar la ciudad para que ningun otro idiota las pudiera utilizar. Aquellas realmente le repugnaban y no las creía dignas de vivir. Una de sus víctimas fue Mary Ann Nichols, la mató un 31 de agosto de 1888. Dejando las mismas secuelas que a la prostituta que había estado con su ya difunto padre.
    Luego de aquello comenzó a escuchar que la gente de allí estaba alarmada y los policías comenzaron una investigación a fondo a cerca de los tres misteriosos asesinatos sin resolver, creían que se trataba de un loco asesino serial. Damon no podía estar más que entusiasmado ante aquello. Luego le siguieron tres víctimas más: Annie Chapman, Elizabeth Stride, Catherine Eddows y Mary Jane Kelly. Esas eran las ultimas prostitutas que mataría. Damon siguió con la misma estrategia, cortarles el cuello y esta vez le seguía una mutilación abdominal, aunque en algunos casos dichas mutilaciones se extendían a otras partes del cuerpo. Debido a las heridas en varias de las presuntas víctimas del Destripador -como lo llamó la policía.-, algunas con órganos internos extraídos, como el útero, los policías propusieron que el asesino poseía cierto grado de conocimiento de anatomía. Por lo cual asumieron que era un médico o cirujano. Y estaban en lo cierto, a Damon apenas le faltaban unas pocas materias para recibirse, pero su padre había arruinado todo.

    El juego siguió por un tiempo más, Damon decidió hacerse llamar "Jack el destripador", ocultando todo tipo de identidad e incluso a veces se divertía enviando notas a la comisaría al Señor Lusk y una de las más memorables era la siguiente:

    <<Desde el infierno. Señor Lusk. Señor le adjunto la mitad de un riñón que tomé de una mujer y que he conservado para usted, la otra parte la freí y me la comí, estaba muy rica. Puedo enviarle el cuchillo ensangrentado con que se extrajo, si se espera usted un poco.

    Firmado: Atrápeme cuando pueda, señor Lusk>>


    Estaba en lo cierto, Damon escribía desde el infierno. Estaba prácticamente condenado a ser un maldito vampiro. Pero era lo que tenía y ya no podría hacer nada. Lo único que lograr fue llamar la atención de todos e incluso la atención de Lauren y Arthur, por lo cual decidió irse de allí para siempre. Dejando dudas y misterios en Inglaterra, pues nunca se descubrió quien era Jack el destripador.

    Nuevo estilo de vida.

    Antes de irse de Inglaterra para siempre, decidió deleitarse una vez más con la sangre humana, y esta vez eligió de manera sigilosa el aroma más agradable y apetecible. Lo siguió con facilidad y se encontró con una chica que caminaba sola por la calle, era algo tarde para que ella hiciera eso, no lo comprendía. Sus rizos rubios se movían de manera grácil, pero a Damon no le interesaba, solo deseaba clavar sus colmillos y secarla. Por lo cual se acercó hacia ella desde atrás sin darle tiempo a reaccionar y quebró su cuello, haciendo que se muriera de manera inmediata. Al darla vuelta para poder beber su sangre, descubrió la atrocidad que había cometido. Aquella hermosa jovencita era su hermana Katrina. ¡La había matado! y solo por su estupida sed. El ser que más adoraba en su vida ya no sonreía, la persona a la que más había cuidado ahora había muerto en sus manos. Se sentía como el ser más despreciable del universo, se quedó allí totalmente desgarrado, esperando hasta que ella palideciera por completo. Estaba decidido que no la dejaría allí, por lo cual la llevó rápidamente hacia su casa y entró por la ventana, dejándola en su habitación sobre su cama. Deseaba llorar, pero no podía. De hecho no podría perdonarse eso jamás en su vida, fue totalmente devastador.
    Pero debía irse, dejar Inglaterra para siempre y ahora cambió abruptamente de idea, ya no sería más un maldito carnívoro, luego de ese horroroso recuerdo no quería volver a ser un monstruo, por más que le costara...Trataría de no hacerlo.

    De manera inmediata, Damon tomó sus ahorros que tenía en la casa y salió de allí, tomaría el primer barco que saliera hasta América y allí haría su vida. Una vez estando allí, decidió que lo ideal era comenzar en Seattle. Lo primero que hizo fue buscar un lugar en donde vivir y luego averiguó en donde podría terminar su carrera. Decidió finalmente que iría a La universidad de Medicina de Washington. Allí terminó finalmente su carrera, ya que las demás materias casi se las sabía de memoria y se especializó en Anatomía patológica. Estuvo unos cuantos años allí, lo suficiente para no causar sospechas de que el nunca envejecía. Cuando su lapso de tiempo terminó se dirigió hacia Francia, pues siempre lo quiso conocer, además su francés era casi perfecto, lo cual no sería ningún problema, todo gracias a que tomó clases desde pequeño.

    Allí también decidió realizar su carrera de medicina en la universidad, pero esta vez especializándose en Oftalmología. Con el tiempo ganó dinero, demasiado quizás y ya pudo adaptarse a una vida nueva o más bien existencia nueva. Los años pasaron y de vez en cuando Damon se actualizaba a los diferentes cambios que se sucedían dentro del área de la medicina. También fue cambiando de países y continentes, muchas veces cayendo nuevamente al mismo vicio de beber sangre humana, pues de hecho tuvo varios deslices que hoy en día aún no puede corregir del todo.

    Siglo XXI y hola a Forks.

    El lugar que más le había agradado de todos por su clima había sido Seattle y sus alrededores, aunque no pudo conocerlo del todo y tras una abrupta dedición, decidió que ahora podría volver nuevamente por aquellos lados, pues hacía mucho tiempo que no iba y nadie lo recordaría ya que aquellas personas ya estarían más que muertas. Agradecía internamente que ya no tenía que soportar los viajes en barcos y que ahora existían los aviones. Sacó sus pasajes y se dirigió a Seattle, para luego ir a probar suerte en Forks, una ciudad que estaba siempre nublada según había escuchado, lo cual era más que excelente para el.
    Una vez allí se encontró con que los rumores eran ciertos. Forks era la ciudad más húmeda, fría y nublada que había visitado y aquello era prácticamente permanente. Pero lo que más le atrajo del lugar era el fuerte aroma a vampiros y el agradable olor de apetecibles humanos. Lo cual le garantizaba una apetecible estadía...

    Familia:


    -Frank Maybrick: Su padre era un reconocido medico de Inglaterra. Usualmente estaba muy ocupado y no poseía demasiado tiempo para estar con su hijo. Se lo resumía como una persona muy comprometida con su labor y que le importaba el bienestar económico de la familia Maybrick. El fue quién instruyó a Damon haciendo de el un muchacho sumamente inteligente y vivaz. A veces era un tanto duro con su hijo y lo castigaba muy a menudo si no realizaba las cosas a la perfección ya que no le agradaba que fallara, algo que hizo que Damon continuara preocupándose hoy en día a hacer todo sin errores.

    -Elizabeth Ferland de Maybrick: Su madre era la típica mujer refinada a la cual le importaba su aspecto y verse bien ante la sociedad. Ella tuvo un matrimonio arreglado con Frank aunque eso no quitaba que ella realmente lo amara. Era muy conservadora y se preocupada por la educación de sus hijos. Siempre fue el apoyo y soporte de la familia Maybrick. Ella fue quién le daba clases de piano a Damon, explotando al máximo su talento. Damon siempre tuvo un carió y afecto muy especial por su madre, era una de las cosas que mas quería en su vida.

    -Katrina Maybrick: Ella era su hermosa hermana menor. Varios podrían describirla como la más hermosa de aquel entonces. Era llamativa y bonita por donde la miraras. Sus ojos eran celestes como el cielo, y su cabello era de color castaño claro. Damon y Katrina siempre se llevaron bien, eran muy buenos hermanos y el siempre la cuidaba ya que era bastante celoso y no le agradaba que los chicos la invitaran a bailar en las fiestas de la alta sociedad. Pero no podía hacer nada ante aquello, ya que Kat tarde o temprano debería encontrar un prometido.


    Pasatiempos: Ayudar a los humanos en el Hospital, aunque le cueste de más ese tipo de cosas. Leer, tocar piano y pensar diferentes cosas.

    Pertenencias: Dinero recaudado, un BMW Z4 y muchos libros.
    avatar
    Admin
    Admin

    Mensajes : 53
    Fecha de inscripción : 23/12/2009

    Re: Damon Maybrick

    Mensaje  Admin el Mar Dic 29, 2009 3:27 pm

    Ya te di color ^^, supongo que ya leiste las reglas pero te agradeceria que las repasaras, aunque tu ficha esta más que excelente Very Happy

    Bienvenido, diviertete y rola mucho ^^, además felicitaciones por tu historia Very Happy
    avatar
    Vanessa Vernon

    Mensajes : 24
    Fecha de inscripción : 23/12/2009

    Re: Damon Maybrick

    Mensaje  Vanessa Vernon el Mar Dic 29, 2009 9:16 pm

    wow, eso si que es una historia XD
    Bienvenido y nos vemos ^^

    Contenido patrocinado

    Re: Damon Maybrick

    Mensaje  Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Vie Sep 22, 2017 3:19 am